Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Esta semana todavía podemos ver una estupenda exposición fotográfica sobre la batalla cotidiana que viven las personas africanas en las calles de nuestras ciudades. En la Biblioteca Central Marcos Ana.

Esteban Ruiz expone en Sanse una selección de más de cuarenta imágenes en blanco y negro bajo el título de "Africandos". La exposición se inauguró el lunes pasado con la presencia del padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, una organización que forma para de este proyecto solidario y a la que se le destinará la recaudación íntegra de la venta del catálogo (5 euros).

Vídeo relacionado

"

Un obrero de la construcción, Jason Haney, además de dedicarse a edificar viviendas se preocupa de entretener todos los días a los niños que están internados en el hospital situado enfrente de la obra donde trabaja. Para ello fabricó un Wally de dos metros de alto y cada día lo sitúa en un lugar diferente  que los niños tienen que descubrir.

Además tiene una página en Facebook donde los pequeños pueden subir fotografías de sus descubrimientos.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha modificado recientemente la normativa que da acceso a los cursos para formarse como entrenador. Las modificaciones que ha introducido sirven para adaptar las pruebas “específicas para las personas con discapacidad física”. El precursor de la iniciativa fue un joven en silla de ruedas que, a través de la plataforma ‘Change.org’, consiguió más de 75.000 firmas.

Carlos Rodrigo Durán es un joven en silla en ruedas que desde pequeño tiene una gran pasión, el fútbol y un objetivo, ser entrenador. Desde pequeño aprendió a vivir los partidos “desde el otro lado” como él mismo contaba en su petición ‘No me dejan entrenar porque voy en silla de ruedas. ¡Cambien su normativa!’, iniciada el pasado 7 de septiembre. En tan solo una semana, más de 75.000 personas firmaron la solicitud, con la consecuente respuesta por parte de la Real Federación Española de Fútbol.

Las palabras que utilizamos tienen una influencia importante en nuestra vida y en el funcionamiento del cerebro. Emplear palabras acertadas, positivas, tiene un impacto directo en la salud, el bienestar y las relaciones personales. Estas son las conclusiones a las que numerosos estudios, filósofos e investigadores han llegado. 

El lenguaje está vinculado a lo que sentimos y con nuestras palabras enviamos continuamente mensajes a nuestro cerebro. A nivel neurológico, el uso del lenguaje positivo genera cambios en el lóbulo parietal, la parte del celebro que determina la forma en la que nos vemos a nosotros mismos. Según los estudios de los neurocientíficos Andrew Newberg y Mark Robert Waldman, las palabras negativas hacen que liberemos cortisol, la hormona del estrés. Por lo cual, adoptar una actitud negativa y usar un lenguaje basado en expresiones como "no puedo", "fracaso" o "es imposible" podría debilitar la salud física y mental de una persona.

Por el contrario, estudios como el famoso Informe Monja —que demostró que las monjas que usaban en su lenguaje más términos positivos vivían hasta diez años más—, nos muestran que expresar palabras positivas y escuchar un lenguaje motivador en nuestro ambiente diario favorece nuestra salud. Somos las palabras que usamos. 

El Proyecto de la Fundación Prodean, “Encontrándonos”, es un espacio para la inclusión y participación social de mujeres inmigrantes que persigue fomentar la inclusión y la participación social, facilitando así su autonomía, el desarrollo personal, la adaptación al medio social y cultural y contribuir al desarrollo comunitaria del entorno de estas mujeres.

Cumple ahora su primer mes de vida. Más de 20 mujeres de diferentes nacionalidades como Ucrania, Nigeria, Marruecos, Venezuela, Colombia, Costa Rica, han visitado el Centro Social de la fundación, donde se imparten los distintos talleres cada Martes y Jueves de 10.00h a 12.00h. 4 horas semanales que dan para mucho: clases de español, y talleres diversos que buscan ayudar a estas mujeres en riesgo de exclusión social a integrarse en nuestra cultura, así como fomentar su desarrollo personal.

En esta ocasión, la cena de Nochebuena, que todos los años celebra el padre Ángel con las personas sin hogar y en peligro de exclusión, se realizará en un lugar muy especial, el Museo del Prado. 

Un emplazamiento excepcional que “hace feliz” al fundador y presidente de Mensajeros de la Paz en su intento por ofrecer “una cena familiar, solidaria y social, y hacer visible lo que es invisible durante todo el año, los pobres”.

Al preguntarle por otros invitados -como los políticos a los que es habitual ver en este evento anual, entre ellos la alcaldesa Manuela Carmena- el párroco de la iglesia de San Antón, abierta 24 horas para las personas necesitadas, asegura que aún no han enviado invitaciones pero que “los más importantes son los sintecho, los sin hogar. Los demás pueden ir allí a felicitar las navidades”, y añadía “no le vamos a decir a nadie que no, pero en principio la fiesta es para ellos (las personas sin recursos)”.

Vídeo relacionado

Nos aproximamos a unas fechas muy especiales, las fiestas navideñas, y ante el consumo que se produce la Coordinadora Estatal de Comercio Justo recomienda optar por alternativas que garanticen los derechos humanos y la protección del medio ambiente.

Buscar alternativas que garanticen que los artículos que compramos han sido producidos en condiciones de igualdad o sin dañar nuestro entorno natural es una buena opción. El Comercio Justo permite tener esta garantía.

La campaña de la Gran Recogida de Alimentos de los días  30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre, ha permitido recoger 2.852.000,- kilos de Alimentos No perecederos. Esta cifra supone superar el objetivo previsto de 2,7 millones de kilos en un 6% y alcanzar una cifra ligeramente superior a la campaña del 2017. 

Este éxito ha sido posible gracias al trabajo en equipo de todos los voluntarios permanentes, externos y a la generosidad de todos los donantes.

En los almacenes ya están entrando los alimentos tan necesarios como las latas de conserva de carne y pescado, el aceite y los alimentos infantiles. Ahora es el momento de sumergirse en las tareas de Clasificación de todos los alimentos.