Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Durante este Mundial de fútbol hemos visto con admiración como el respeto al contrario puede ir unido a la alegría y al entusiasmo en el deporte. Las aficiones de Japón y Senegal han mostrado que se puede disfrutar de un partido y ser un ejemplo de comportamiento cívico, tanto durante el partido como al finalizar el juego.

Los seguidores de las selecciones japonesa y senegalesa, tras finalizar el encuentro, se pusieron manos a la obra para dejar las gradas como estaban antes de su llegada. Bolsas de basura se fueron llenando de restos y desperdicios tirados en el suelo o bajo las gradas. Hombres, mujeres y niños dieron una lección de compromiso con el medio ambiente, de civismo para todos los seguidores de este deporte multitudinario.

Publicado en Noticias